Leidy

Leidy, la latina soñadora viviendo y triunfando en Inglaterra

495

Leidy nació y vivió la mayor parte de su vida en Caracas, Venezuela hasta que cumplió 16 años.

Meses antes de emigrar, era bailarina de Ballet y estaba a punto de graduarse de bachillerato. 

La danza siempre ha sido una de sus pasiones y la idea de graduarse en el país que la vio crecer, rodeada de sus viejos amigos y familiares le hacía mucha ilusión.

Lamentablemente, no pudo ser.

En el 2016, su madre y ella tomaron la decisión de arriesgarse a salir de su zona de confort y darse la oportunidad de comenzar una nueva vida en Europa.

Leidy llegó a un pueblito en el norte de Inglaterra con su vida, sueños y miedos en dos maletas.

La crisis humanitaria en su país natal fue la causa de esto.

Leidy en Inglaterra

Al principio, fue muy complejo ya que Leidy no hablaba inglés y echaba mucho de menos su cultura, familia, amigos, idioma, costumbres etc. 

El no hablar inglés era una barrera enorme a la hora de conocer personas, estudiar, trabajar etc.

Sinceramente, esta época de su vida estuvo llena de retos y dificultades tanto emocionales como financieras, pero fue en esta época donde obtuvo la mayor fuerza y crecimiento personal.

En el 2017, empezó a estudiar y a trabajar a tiempo completo. Sin embargo, se sentía muy sola ya que no lograba hacer amigos.

En el 2019, su vida volvió a cambiar. Se mudo a la segunda ciudad más influyente de Reino Unido, Manchester. 

La cual hoy en día, después de casi 5 años en el extranjero, Leidy considera su segunda casa.

En la actualidad, su inglés es bastante bueno, ha conocido personas increíbles, viajado por Inglaterra, estudia, tiene un trabajo el cual consiste en darle apoyo a los más vulnerables y tiene un negocio que le permite motivar a mujeres a creer en sí mismas.

Leidy nos cuenta más sobre su experiencia viviendo en el extranjero:

¿Qué fue lo que te inspiró a mudarte fuera de Venezuela a tan temprana edad?

La esperanza. De que un día mi calidad de vida podría mejorar.

De que un día iba a poder salir a la calle sin tener esa angustia y/o miedo de todo lo malo que pudiese pasar.

De que un día el dinero alcanzaría para las tres comidas del día.

¿Cómo ha sido tu experiencia con tu familia al haberte mudado fuera de Venezuela, ya que no es tan común en Latinoamérica mudarte a otro país (que no sea los Estados Unidos), y especialmente como mujer?

Ha sido muy difícil. Tanto para mí, como para ellos.

Me vine con mi madre a Reino Unido, pero mi padre, mis abuelos y todos mis familiares están allá. 

Al principio, ellos no podían entender por qué nos vinimos tan lejos. Nosotras tampoco estábamos muy seguras.

Amo mi nuevo hogar, me recibió con todo el amor del mundo cuando era solo una niña, pero a veces me gustaría estar en un país más cerca de mi familia…Me gustaría no tener tantas horas de diferencia. 

Me gustaría poder montarme en un avión y estar allí con ellos.

¿Cómo latina cuáles han sido tus desafíos en un país completamente diferente?

Un montón!

Llegar aquí sin tener una base de inglés, realmente fue un desafío para mí.

Una de las primeras cosas que quería hacer al llegar a Reino Unido era empezar a estudiar. Pero no pude, ya que mi inglés era muy básico. 

Para ese momento, no podíamos permitirnos pagar una escuela de Inglés, así que estuve un año encerrada en mi habitación aprendiendo inglés mediante libros.

Aprender inglés me tomó más tiempo de lo que pensaba y recuerdo lo frustrante que es caminar por la calle y no poder comunicarte con las personas.

Ha sido un desafío acostumbrarme al clima de aquí. El clima en Caracas es bastante tropical. 

Siempre hay sol, llueve muy poco, la gente lleva ropa fresca. 

Aquí es totalmente diferente. Casi siempre está nublado y/o lloviendo. La gente lleva chaquetas, guantes, gorros y todas esas prendas que yo no solía usar antes.

La cultura inglesa es muy distinta a nuestra cultura Latina. Bastante interesante, pero diferente. Y al principio fue todo un desafío entenderla.

Leidy en Inglaterra

¿Cómo has balanceado tener una vida social, estudiar y trabajar?

Los primeros tres años se me hizo mucho más fácil balancearla. Porque cuando no vivía en la ciudad, realmente no tenía una vida social, solo trabajaba y estudiaba.

Estudiaba de lunes a viernes y me iba al trabajo al salir de clases. Los fines de semana también trabajaba.

Eso sí. ¡Andaba por la vida corriendo y supongo que era esto lo que me cansaba mentalmente, pero a la vez me hacía sentir tan productiva! 

Siempre he sido de esas personas que les emociona hacer muchas cosas a la vez. Es una forma de demostrarme a mí misma de que yo puedo lograr cualquier cosa que me ponga en mente.

Hoy en día, la historia es diferente, porque vivo en una ciudad bastante grande, muchas cosas pasan, tengo amigos, un equipo de chicas, un negocio, un trabajo, estudio.

Ya no son solo dos cosas que necesitan mi atención, sino varias. La organización y el tener prioridades es fundamental para lograr ese balance.

Planeo mis días con antelación e intento no perder el tiempo. Para mí, el tiempo es oro. 

Y el tiempo perdido podría ser tiempo en el que pude haber aprendido algo nuevo o quizá dedicárselo a alguien especial. 

Es buenísimo tener una agenda para escribir qué cosas tienes que hacer, el día y la hora en las que vas a realizarlas y el motivo.

¿Qué le dirías a una latina que está desanimada o tiene miedo de mudarse a otro país?

Le diría que es normal que tenga miedo, yo lo sentí antes de llegar aquí e incluso después de llegar. 

Todas lo sentimos. Sentir miedo es de humanos. 

Ahora, si a esa mujer le gustaría crecer como nunca, le recomiendo 100% que se atreva a vivir esta experiencia.

Mudarte de país es una experiencia inigualable, pero no solo eso, también es un acto de valentía.

He aprendido que ser valiente no se trata de no tener miedo, sino de hacerlo aun con miedo. 

Al principio todo es muy abrumador e incierto, pero a medida que el tiempo pase, se dará cuenta de que vale la pena.

¿Cuando extrañas a tu país natal, que haces para sobresalir esa tristeza? O si tienes antojo de un platillo Latino rico!?  

Abrazo a mi madre. Escucho música que me transporta a como era mi vida cuando estaba en mi país. La canto y la bailo con toda la pasión del mundo jajaj, cierro los ojos y pienso que estoy allá. O que en algún momento estaré…

Hablo con mis amigos o familiares que están allá.

Y lloro. Lloro mucho. Llorar es lo que más me ha ayudado a sobresalir la tristeza.

Has trabajado muy duro para llegar a donde estás, ¿Qué fue lo que te llevó a invertir en un negocio?

Gracias! Lo aprecio mucho.

Lo que me llevó a invertir en un negocio fueron esas ganas que siempre he tenido de salir adelante, de no conformarme y de luchar por mis sueños.

Me di cuenta de que no es suficiente con desear tus sueños, hay que trabajar por ellos. 

Nadie puede trabajarlos por mí. Soy la única responsable de hacer mis sueños una realidad.

Invertir en un negocio y empezar a trabajar por y para MI, fue como un acto de amor hacia mi misma. 

Es lo mejor que he hecho hasta ahora, sin duda alguna.

¿Le puedes explicar a nuestras seguidoras sobre tu trabajo/negocio?

Mi trabajo consiste en conectar, inspirar y ayudar a otras personas, ya sea a sentirse cómodas en su propia piel o a empezar su propio negocio.

Trabajo con una compañía que se especializa en productos del cuidado del cabello y la piel.

Esa es como la portada del libro, pero va mucho más de eso. Mi equipo de trabajo está lleno de mujeres inspiradoras con las mejores historias de vida. 

Todos días nos esforzamos en crecer, aprender, mejorar.

Al igual, ¿cómo estás ayudando a mujeres hacer de sus sueños una realidad?

Ayudo a mujeres a hacer sus sueños una realidad meditándolas, guiándose y dándoles las herramientas que necesitan para ser exitosas en este negocio y en otras áreas de su vida.

¿Qué esperas que tus seguidoras aprendan de ti y/o tu página de Instagram?

Que la vida es muy corta como para no hacer lo que les da la gana. Salgan allá afuera y cómanse al mundo. 

Vivan, descubran, rían a carcajadas, hagan más de esas cosas que las apasiona, lloren cuando sea necesario, amen, perdonen. Sin importar lo que puedan decir los demás. 

Crean en sí mismas. Más que en cualquier cosa. Les prometo que la magia empieza a suceder cuando creen en sí mismas.

Y por favor, nunca dejen de sonar. Los sueños sí se hacen realidad. Las amo.

Para conocer más sobre Leidy y sus aventuras en Manchester y por Inglaterra, siguela en su Instagram @leidygommez.